Firmas2 mayo, 2020 0 comentariosAlba Morillo

No sé si merezco ese amor que me das pero gracias mamá.

En primer lugar, tengo que decirte que te quiero porque existen almas gemelas que sólo se tejen en los corazones. En segundo, eres esa meta que todo hijo quiere conseguir ya que detrás de cada logro está el sacrificio de una madre.

Y no sé si podré describirte todo lo que siento en esta carta. Quizás, hasta mis palabras se queden cortas.

Mamá, eterna consejera y guardiana de mis pensamientos. Tus brazos son ese eterno refugio que cualquier ser humano necesita cuando el miedo ruge.

Tú, que siempre estás cuando las alegrías asoman tras la tormenta y el frío es capaz de convertirse en calor de madre.

Mamá, la primera vez que mi diminuta mano agarró tu dedo, supe que hay una persona que sí resulta imprescindible y que el amor a primera vista también existe.

Gracias mamá, por darme la vida y por mostrármela. Por curar no sólo las heridas de mis rodillas y por ser el mejor reflejo al que observar. Por no soltarme en las peores caídas y por levantar cada trofeo que la vida me regala. Gracias, simplemente por todo.

Cada día el amor es más fuerte. Te quiero mamá y prometo hacerlo hasta mi último segundo de vida.

¡Felicidades, hoy y siempre!

Te puede interesar…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here