COMIENZOS – Fernando Ayala Vicente

El pasado martes comenzó un nuevo curso político. En esta ocasión, utilizando el símil escolar, se trataba de una nueva etapa. Un ciclo de 4 años, donde sus señorías, al igual que cuando se dan los primeros pasos en el colegio, conocen a sus compañeros, se habitúan con el nuevo escenario de trabajo, intercambian experiencias a modo de comentarios y, sobre todo, toman conciencia de la magnitud de la tarea que les va a esperar de manera inmediata.

Allí nos reunimos, entre otros, profesores, médicos, historiadores, filósofos, abogados, enfermeros, funcionarios y

Fernando Ayala

emprendedores, jóvenes que dan sus primeros pasos en política junto a veteranos que han consolidado un manual de buenas, y en ocasiones, mejorables, prácticas.

Todos tenemos en mente mejorar las condiciones de vida de los extremeños. Escuchar sus problemas. Proponer soluciones. Todos ponemos referentes en las grandes preocupaciones del momento: el desempleo, la despoblación, la búsqueda de inversiones para nuestra tierra…

Pero también todos asumimos que tenemos detrás a unas organizaciones imbuidas de una ideología que es la que nos ha motivado a participar en el servicio público. A ellas y a los votantes les debemos el ejercicio de nuestras funciones.

La gente nos tiene que encontrar al lado de los más débiles, de aquellos que van a utilizar nuestra voz para poder sacar adelante sus reivindicaciones. Tras la configuración de la Mesa y la formación de la dirección de los grupos parlamentarios y a la espera del debate de investidura y constitución del Gobierno, hay una mano tendida a la búsqueda de grandes acuerdos.

El PSOE tiene mayoría absoluta en la Cámara, pero a la vez tiene una representación muy representativa de lo que es y de lo que piensa el pueblo extremeño. Estamos habituados a dialogar. Estamos dispuestos a trabajar por el bien común. Tenemos un programa y un proyecto a desarrollar: se llama Extremadura y de la moderación de los discursos, de la huida de los esperpentos altisonantes, aprenderemos la lección que los que nos precedieron nos enseñaron y que tendremos que dejar a los que vengan después de nosotros.

Así pues, cada mañana un objetivo y cada tarde un balance.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies