Continúa el procedimiento por intentar robar y agredir a un sacerdote en la iglesia de El Palmar de Troya (Sevilla)

La juez de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Utrera (Sevilla) ha dictado un auto en el que acuerda continuar la tramitación de las diligencias previas por los trámites del procedimiento abreviado contra la pareja detenida el pasado mes de junio por intentar robar y lesionar a un sacerdote en las instalaciones de la Iglesia Cristiana Palmariana de El Palmar de Troya, sacerdote que a su vez también está siendo investigado por las lesiones causadas a la pareja.

En un auto fechado el día 13 de noviembre, la instructora considera que la pareja investigada podría haber cometido dos presuntos delitos de lesiones y un delito de robo con violencia con las agravantes de casa habitada o establecimiento abierto al público, uso de arma y de disfraz, mientras que también atribuye indiciariamente dos presuntos delitos de lesiones al sacerdote investigado.

La juez, en esta resolución, acuerda dar traslado a la Fiscalía y a las acusaciones particulares personadas para que, en el plazo común de diez días, formulen escrito de acusación, solicitando la apertura de juicio oral en la forma prescrita por la Ley o bien el sobreseimiento de la causa, todo ello sin perjuicio de que puedan solicitar excepcionalmente la práctica de las diligencias complementarias que consideren “imprescindibles” para formular la acusación.

La instructora señala en el auto que los hechos habrían tenido lugar sobre las 6,30 horas del día 10 de junio de 2018, cuando la pareja investigada accedió a las instalaciones de la Iglesia Cristiana Palmariana después de superar un muro perimetral con la ayuda de una escalera telescópica, tras lo que “entraron a las dependencias que sirven para la imprenta y habitaciones de los superiores ataviados enteramente de negro, cubierto el rostro con un pasamontañas negro y sendas máscaras de payaso”.

Todo ello, según el auto, “con la intención de sustraer”, entre otros efectos, el dinero proveniente de la recaudación de la Orden, “sin que, finalmente, alcanzaran su objetivo”.

De este modo, y según expone la juez, sobre las 18,00 horas fueron sorprendidos por el sacerdote que también está siendo investigado por estos hechos, momento en el que uno de los miembros de la pareja, G.J.H.M., “esgrimió la navaja que portaba” contra el sacerdote, iniciando ambos un forcejeo en el que G.J.H.M. “alcanzó a pinchar” al sacerdote mientras su mujer golpeaba a éste con un martillo de la imprenta.

La instructora señala que, “en un momento de la acometida”, el sacerdote “arrebató el cuchillo” a G.J.H.M. y alcanzó a la mujer de éste. Una vez activada la alarma de seguridad por parte del sacerdote, se personaron en el lugar varios de los residentes y la pareja investigada se “abalanzó” sobre uno de ellos, una “contienda” en el marco de la cual el sacerdote investigado rescató la navaja que había en el suelo y “se la clavó” a G.J.H.M..

En el auto, la juez acuerda mantener la medida de prisión provisional adoptada en su día respecto a G.J.H.M., el único de los tres investigados que se encuentra actualmente encarcelado por estos hechos y que ha recurrido la resolución dictada por la instructora.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies