Seguramente en algunas ocasiones, escuchaste que existen algunos medicamentos que pueden tener efectos ototóxicos, es decir que pueden causar daños en los oídos. Sin embargo hay que tener presente, que si te los ha recetado un médico de confianza ha de ser que realmente los necesitas y son los indicados para tu condición. Así que en ese caso seguramente los beneficios son mayores a los riesgos.

Sin embargo, no está de más mantenerse alerta frente a varias situaciones que puedan presentarse con el consumo en exceso de ciertos fármacos. A continuación les presentaremos detalladamente los tipos de medicamentos a los cuales hay que prestarles bastante atención, no abusar de su consumo es importante para evitar males mayores y efectos secundarios perjudiciales.

1.- Antibióticos:

Los antibióticos más comunes que poseen efectos ototóxicos son los aminoglicósidos, los cuales se caracterizan por nombres algo raros como; Neomicina, Gentamicina y Amikacina. Su uso más que todo está restringido en hospitales, se pueden conseguir en el mercado en forma de pomadas, gotas oftalmológicas u óticas, pero nunca se recomienda su consumo oral.

Otros antibióticos comunes son la azitromicina y la claritromicina; pero ninguno causa tanto malestar a la audición como los aminoglicósidos.

2.- Diuréticos de Asa:

Se encuentra entre los más utilizados por los españoles. Sirven para el tratamiento de las retenciones de líquidos e insuficiencia cardíaca. También debe usarse con precaución y bajo estricta vigilancia médica.

3.- Medicamentos para el cáncer:

Los medicamentos antineoplásicos suelen ser perjudiciales para la salud, son de estricta aplicación médica en los hospitales, y comúnmente no se consiguen en las farmacias comerciales. Igualmente se debe tener muy claro, que al momento de culminar una quimioterapia, el organismo espera responder a ciertos efectos negativos del tratamiento.

4.- Beta bloqueantes:

No son tan comunes en el hecho de afectar el sistema auditivo, pero hay que considerar que tiene el propanolol, el cual se usa para controlar los latidos del corazón y la tensión arterial. Además se utiliza para tratar la ansiedad.

Sospechar de un medicamento

Los síntomas de una ototoxicidad suelen ser muy variados, pero es importante identificarlos en su momento si se presentan. Pérdida de la audición, pitidos o ruidos en uno o en ambos oídos, daños evidentes en la cóclea y en el complejo vestibular del oído, lo que ocasiona problemas para mantener el equilibrio y poder andar. Puede aparecer también la sensación de giro o movimiento que no corresponde a la realidad, incluso sufrir de vértigo. Algunos síntomas pueden ser temporales y otros si permanentes.

Es por ello, que los farmacéuticos recomiendan que estas dosis de medicamentos cuenten siempre con un monitoreo permanente y muy cuidadoso, por ejemplo con análisis de sangre para determinar la concentración del medicamento.

Además, no estaría de más medir la capacidad auditiva del paciente, ya que es evidente que la afectación del oído es algo que está latente en los efectos secundarios de estos medicamentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here