Desarticulada una importante organización criminal en la provincia de Cáceres

En el marco de la Operación “Malladas”, llevada a cabo, por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Cáceres bajo la instrucción del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Numero Uno de los de Coria (Cáceres), en las localidades cacereñas de Moraleja, Coria, Vegaviana, Huélaga, La Moheda de Gata, San Gil, Navalmoral de la Mata y Cáceres, y en las poblaciones madrileñas de Torrejón de la Calzada, Villa de Vallecas y Navalcarnero, así como en la localidad de Casarrubios del Monte en la provincia de Toledo.

Con ella, se ha conseguido desarticular una importante organización criminal cuya principal actividad delictiva se centraba en la comisión de un delito Contra la Salud Pública en su modalidad de tráfico de drogas, que desarrollaban en varias provincias españolas, procediendo por ello a la detención de 21 personas, y realizándose de forma simultánea 13 registros domiciliarios seguidos de otros 7 registros sucesivos, en los que se han aprehendido sustancias estupefacientes, sustancias para su adulteración, efectos relacionados con el tráfico de drogas, una prensa artesanal, una envasadora, una maquina de contar billetes, dinero, armas de fuego cortas y largas, chalecos antibala, pistolas eléctricas tipo tasser, vehículos, teléfonos móviles, documentación de índole patrimonial, económica, y fiscal, así como otros efectos.

Las investigaciones se inician durante el pasado mes de febrero de 2018, a raíz de la detención por parte de la Guardia Civil de Coria (Cáceres), de varias personas por un supuesto delito de tráfico de drogas, las cuales habían acudido a Moraleja (Cáceres), a comprar estupefacientes, unido esto al hallazgo el pasado mes de abril de 10.060 € en la cuneta de la carretera EX208 a la entrada de Moraleja (Cáceres), a unos 300 metros de un control establecido por la Guardia Civil. Dinero que probablemente habría arrojado antes de llegar al control uno de los principales objetivos de la investigación para intentar evitar que se los intervinieran, dinero que probablemente procediera de la venta de drogas.

Con todos estos datos, unido a la investigación llevada a cabo por parte del Equipo contra la Delincuencia Organizada y Antidrogas de la Comandancia de Cáceres, permitió desvelar y evidenciar que en la localidad de Moraleja (Cáceres), existía un clan familiar que conformaba un grupo criminal dedicado a la venta de drogas, motivo por el que se inició la denominada operación MALLADAS, los cuales traficaban con todo tipo de drogas (heroína, cocaína, hachís, marihuana, MDMDA y Anfetaminas).

Paralelamente al tráfico de drogas, el Equipo contra la Delincuencia Organizada y Antidrogas, inició una investigación de índole económica, muy compleja y que consistía en conseguir desvelar la supuesta comisión de un delito de blanqueo de capitales, ya que los investigados habían conseguido acumular un importante incremento patrimonial que no se correspondía con sus ingresos lícitos. Así se identificaron numerosos bienes muebles e inmuebles, adquiridos la mayoría de ellos a través de testaferros para ocultar la identidad del titular real del bien y simular el origen lícito del dinero con el que fueron adquiridos, identificándose como personas interpuestas, entre otros, a los hijos menores de edad de parte de los investigados, con edades comprendidas entre los siete meses y los diecisiete años.

Destacan las compras de casas, pisos y fincas rústicas, así como la construcción con materiales de gran calidad, de un chalet de 357 metros cuadrados. La mayoría de los inmuebles adquiridos se realizaban sin formalizarse mediante contrato privado de compra/venta y/o sin realizar escritura notarial, consiguiendo así ocultar la verdadera titularidad y el pago del mismo al realizarse en metálico, y pasado el tiempo los inmuebles pasan a ser propiedad de los hijos menores, en este caso, formalizando la trasmisión mediante escritura notarial de donación.

En cuanto a la compra de vehículos, el procedimiento era similar. La Guardia Civil sospecha que, para el desarrollo de todas las transacciones de los bienes muebles e inmuebles, dada su complejidad, hay que tener ciertos conocimientos legales, contables y fiscales, pudiendo por ello haber contado con el asesoramiento de expertos en estas áreas.

La investigación del tráfico de drogas también presentó su complejidad, ya que los investigados llevaban una vida aparentemente normal, lo que conseguían mediante la adopción de numerosas medidas de seguridad, pese a ello, la Guardia Civil no solo consiguió identificar a los miembros de este grupo criminal, sino a 33 clientes y a sus proveedores, localizando los lugares donde se desarrollaba el tráfico de drogas, entre ellos cabe destacar los centros de abastecimiento de drogas, un centro de adulteración de al menos cocaína, los pisos donde se almacenaba la misma, algunos de los cuales eran de pisos de seguridad, a los que solo acudían los principales investigados, así como los puntos de venta.

Igualmente, la investigación permitió conocer el carácter violento del grupo criminal, el cual amenazaba a sus clientes para cobrarles el dinero de la venta de drogas, amenazando incluso en hacer daño a sus familiares, sin importarles la edad, y consecuencias. Cabe recordar que este grupo criminal, en el pasado, mantuvo varios enfrentamientos armados con miembros de otros clanes en los que se disputaban la territorialidad para poder traficar con drogas, circunstancia por la que uno de los miembros del grupo familiar investigado falleció en un enfrentamiento armado acaecido en la provincia de León.

También se pudo averiguar, que una parte de la venta de drogas se vendía fiada, favoreciendo el tráfico de drogas a personas sin recursos económicos e interesadas en desarrollar esta actividad delictiva, pues no debían de pagar la droga adquirida hasta que se la vendieran a sus clientes, con ello captan un mayor número de clientes, acaparan mayor cuota de mercado, realizaban mayores ventas y obtenían mayores beneficios económicos.

Los cabecillas del grupo criminal eran dos de los investigados (matrimonio), los cuales contactaban con los proveedores para abastecerse de drogas, la adulteraban mezclándola con otras sustancias para obtener mayor cantidad y por ello mayor beneficio económico, llevándola hasta otra vivienda donde iban almacenando la droga y finalmente la transportaban hasta la localidad de Moraleja (Cáceres), donde la distribuían entre el grupo criminal, o era entregada directamente a sus clientes, como ocurría con los detenidos en el marco de esta operación en Navalmoral de la Mata y Cáceres. En varios de los transportes de drogas realizados previos a la distribución entre el grupo criminal, realizados desde Madrid a la Provincia de Cáceres, les acompañaban los hijos menores de edad, para darles apariencia de normalidad.

Con todos estos datos, la Guardia Civil decidió explotar la operación en la madrugada del pasado día 14 de diciembre, llevándose a cabo trece entradas y registros simultáneaos, y siete más sucesivos, lo que requirió la intervención de siete Magistrados titulares de los partidos judiciales donde se desarrollaba estas actuaciones, la intervención de 13 letrados de la Administración de Justicia, así como la participación de más de doscientos agentes de la Guardia Civil, en lo que ha supuesto un dispositivo sin precedentes en esta provincia.

Los agentes actuantes pertenecían a diferentes unidades del Cuerpo, tanto de investigación como de reserva. Entre otras, actuaron la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Cáceres, Unidades de Seguridad Ciudadana de las Comandancias de Cáceres y Badajoz, Grupos Rurales de Seguridad de Madrid, Sevilla y León, el Servicio Cinológico de Cáceres, Badajoz y Central (perros detectores de narcóticos y papel moneda), así como agentes de Seguridad Ciudadana de diferentes unidades territoriales de las provincias de Cáceres, Madrid y Toledo.

Como resultado de la operación, la Guardia Civil ha detenido a 21 personas, por delitos de tráfico de drogas, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y/o pertenencia a grupo criminal, de todos ellos, 17 fueron puestos a disposición judicial, decretando el ingreso en prisión para 10, quedando 7 en libertad con cargos. De los otros cuatro detenidos, fueron puestos en libertad por la Guardia Civil en calidad de investigados por delitos de pertenencia a grupo criminal, blanqueo de capitales y/o tenencia ilícita de armas (armas de fuego cortas), los cuales fueron puestos en libertad por motivos de edad y/o salud.

Con esta operación, la Guardia Civil considera que se ha descabezado y erradicado un importante grupo criminal, dedicado al tráfico de drogas en toda la provincia de Cáceres. No obstante la investigación continúa abierta para proceder al esclarecimiento de todos los delitos cometidos por la organización.

Deja un comentario sobre la noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: