Detenida en Alcuéscar (Cáceres), por estafar 7.000 euros a una mujer con discapacidad física

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Puesto de Alcuéscar (Cáceres), han procedido a la detención de una mujer de 61 años de edad, vecina de este municipio, como supuesta autora de un delito continuado de estafa, después de haber utilizado de manera fraudulenta la tarjeta bancaria de una supuesta amiga con discapacidad física, a la que visitaba en un Centro de Atención de la localidad, y haber realizado cargos y reintegros de dinero en efectivo por valor de más de 7.000 euros.

La investigación se inició el pasado mes de octubre a raíz de la denuncia presentada por una mujer con discapacidad física, vecina del municipio cacereño de Alcuéscar, en la que denunciaba una supuesta estafa cometida mediante el uso fraudulento de su tarjeta bancaria, ya que alguien había realizado, sin su consentimiento, diversos cargos y extracciones de dinero en efectivo por valor de más de 7.000 euros.

Se da la circunstancia de que la denunciante, con una discapacidad física que le impide el uso funcional de sus extremidades, se ve en la obligación de confiar en terceras personas para que, en su día a día, le ayuden a coger ciertos efectos y pertenencias tanto de su bolso, como de la habitación en la que vive en un Centro de Atención de la localidad, lo que hizo que las sospechas recayeran desde un primer momento en el entorno más cercano de la perjudicada.

Dentro de la investigación llevada a cabo por los agentes, se analizaron los movimientos bancarios de la denunciante, observando en ellos pagos a empresas de electricidad y de telefonía con las que la denunciante no había contratado ningún servicio, además de que la tarjeta bancaria usada no había sido utilizada nunca por ella desde que el banco se la entregó.

La Guardia Civil solicitó además a estas empresas los detalles de los servicios que, supuestamente, habían prestado y cuyo importe había sido cargado en la cuenta bancaria de la denunciante, averiguando así una dirección de suministro eléctrico en la misma localidad de Alcuéscar (Cáceres), que resultó ser la dirección de una mujer, amiga de la denunciante, que solía visitarla en un Centro de Atención de esta localidad, donde reside, para ayudarla con diferentes actividades diarias.

Con estos datos, y tras recabar las suficientes pruebas incriminatorias, los agentes procedieron finalmente a la detención de esta mujer, como supuesta autora de un delito de estafa, al haberse apoderado de una tarjeta bancaria de la denunciante, así como de su número PIN, y posteriormente utilizar ésta de manera fraudulenta ocasionándole un perjuicio económico superior a los 7.000 euros.

Consejos de la Guardia Civil para evitar o reducir las posibilidades de ser víctima de un fraude con tarjeta bancaria

No llevar anotada la clave PIN de la tarjeta cerca de ella.

No hacer “clic” en enlaces en los que se deba dar información personal o financiera y no facilitar nuestros datos a través de correo electrónico, llamadas telefónicas, mensaje de texto o de WhatsApp. Además, recordar que las entidades bancarias nunca solicitan datos confidenciales ni claves para firmar operaciones por correo electrónico.

Cuando se compre por Internet, hay que asegurarse de que se trata de una empresa conocida y de que las opiniones de otros compradores sean positivas. Comprobar, además, que la página Web comience por “https”, lo que significa que respeta el protocolo de comunicación para la transferencia segura de datos. Además, se pueden evitar sustos pagando con una tarjeta virtual, que se puede gestionar directamente desde la banca móvil.

Evitar los sitios Web con palabras extrañas y errores gramaticales. Puede que hayan sido diseñados en exclusiva para robar sus datos (Phising).

Hay que modificar periódicamente las claves de la tarjeta y revisar con frecuencia el saldo del que se dispone.

Activar el servicio de alertas del banco, de esta forma se recibirá un mensaje de texto y un correo electrónico cada vez que se realicen operaciones superiores al importe que se elija.

Nunca perder de vista la tarjeta cuando se vayan a realizar pagos y, para evitar que esta sea clonada, conviene revisar los cajeros en los que se inserta.

Avisar inmediatamente al banco en caso de pérdida o sustracción de la tarjeta para proceder a su bloqueo.

Denunciar estos hechos con prontitud ante cualquier unidad de la Guardia Civil

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Contacta con nosotros
Hola
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by