Dos décadas de litigios por viviendas en Mérida. Mucho tiempo ha pasado, desde la entrega del edificio Las Cigüeñas, veinte años exactamente para este 2021. Durante este lapso, los vecinos han tenido que lidiar con las autoridades, para que se les dé respuesta a los desperfectos en las obras.

En este sentido, obtuvieron del Juzgado número 2, de Primera Instancia de Mérida, la condena de los profesionales autores del proyecto, así como también, la solicitud de la reparación de las fallas cometidas.

Como son los malos olores y ruidos, a pesar de que ambas resoluciones están reclamadas, aún no se han llevado a cabo.

Espera por la ejecución de los trabajos

La comunidad de propietarios de Las Cigüeñas 1, un total de 72 familias, se encuentran a la espera que se acometan los trabajos que solucionen los problemas que han presentado durante 20 años.

Los vecinos han decidido iniciar las acciones correspondientes ante el juzgado de Mérida y presentar una querella por presuntos delitos de estafa procesal e integridad moral, en contra de los arquitectos.

Deficiencias de habitabilidad en las viviendas

Se conocía desde el principio, las deficiencias en cuanto a la habitabilidad de las viviendas, según afirmación del abogado Gonzalo García de Blanes, quien asiste a las familias, comenta, que obligaron a realizar un peregrinaje administrativo y judicial que ha tardado 20 años en solucionarse.

De Blanes comentó, que los vecinos se unieron para presentar reclamos ante las autoridades competentes de Extremadura, ya que las viviendas se encuentran bajo protección oficial.

Esta situación ha venido ocurriendo desde que se produjo su entrega en el año 2001, hasta llegar al año 2009, sin obtener ningún tipo de respuesta afirmativa y solución de parte de la administración.

Primera demanda ante los juzgados de Mérida

En 2009, se llevó a cabo la primera demanda ante los juzgados de Mérida; tras once años de trámites judiciales, se obtuvo finalmente un fallo favorable. Pero cabe decir, que hasta hoy, no han podido ver concretadas sus peticiones, se encuentra diferida en la Audiencia Provincial de Badajoz.

Los demandados

La demanda concluyente se presentó en contra del arquitecto técnico, la constructora y los dos profesionales de la arquitectura autores del proyecto. Se logró un acuerdo de una reparación estimada en unos 400.000 euros con los dos primeros demandados, no así con los arquitectos, quienes decidieron ir a juicio.

Según indica la sentencia, la responsabilidad de los defectos que afectan las distintas estructuras constructivas, habitabilidad, seguridad y funcionalidad del edificio, así como, sus cubiertas, paredes de cerramiento, fachadas o sistemas de impermeabilización, se deben al arquitecto.

Esto se puede evidenciar de una forma evidente, grave y generalizada en las viviendas.

Informe e inspección de las viviendas

Un perito judicial visitó de las 72 viviendas que integran La Cigüeña, 38 hogares ubicados en los cuatro portales del edificio, tras este estudio, la jueza encargada aceptó el informe generado de esta investigación.

En él se puede confirmar, de manera generalizada distintos problemas estructurales, fisuras en el solado, humedad en las ventanas, rotura de baldosas, malos olores y ruidos.

Se visualizó además, deficiencia estructural en los garajes y presencia de humedad en paramentos y lavaderos.

La sentencia

Se considera responsables a los arquitectos, por los problemas de malos olores debido a la mala ejecución de los ductos de ventilación ubicados en las cocinas.

Por otra parte se les sentencia por el 70% de humedades en los paramentos debido a deficiencias en el proyecto, problemas de ruido por error en el diseño y los problemas presentes en los garajes, por un diseño deficiente en el sistema de impermeabilización.

Fallo del juzgado ha sido recurrido

Debido a que el fallo del juzgado ha sido recurrido, no se ha podido cumplir el fallo, cansados de esperar a que se resuelvan sus problemas, los vecinos han solicitado la ejecución provisional.

Se debe recordar, que el pasado 5 de noviembre el juzgado dictó un auto, en el que se les pide a los profesionales en arquitectura, que deben realizar la reparación de las fallas que presenta el edificio desde el momento de su entrega.

Se acordó un plazo de diez días para que se inicien los trabajos y dos meses para que se concluyan. El abogado que lleva la causa ha explicado, que aún no se han hecho las debidas reparaciones y que la aprobación para dar inicio por parte del Ayuntamiento, tardaría meses en ser aceptada, y no diez días.

Mala asesoría de los abogados

La difícil situación que atraviesan los vecinos de La Cigüeña, se ha visto agravada desde el pasado marzo, cuando se decretó el estado de emergencia sanitaria por la Covid-19. La situación ha sido difícil por los malos olores y el confinamiento. Así como también, el ruido inevitable.

Para García de Blanes, estas dificultades atravesadas durante estos veinte años, se debe en parte, a los abogados por una mala asesoría.

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here