Historia de Extremadura: El Ejército en Cáceres en el siglo XX

JOSÉ ANTONIO RAMOS RUBIO – OSCAR DE SAN MACARIO SÁNCHEZ

Los primeros antecedentes que hemos podido encontrar en relación con la existencia de una guarnición permanente en Cáceres corresponden al 21 enero del año 1853, día en el que llegó de Badajoz el primer Batallón del Regimiento de Málaga. Dicho batallón venía a relevar a otro que llevaba en Cáceres unos meses. Al batallón de Málaga le vino a sustituir el Batallón de Cazadores, teniendo también a su cargo el “servicio de la Provincia”, hasta finales del año 1891, en que cesaron los envíos de tropas.

En el año 1892, Cáceres no contaba con guarnición por eso las autoridades se dirigieron a Badajoz para hacer las oportunas gestiones ante el entonces Capitán General de Extremadura, don Federico Ezponda consiguiendo que a los pocos meses llegase un batallón de Infantería y un escuadrón de Caballería, procedentes de Badajoz, a los que se irán sucediendo otros, sin que tuviesen carácter de guarnición permanente1.

En el año 1911 fue destinado a Cáceres el Batallón de Llerena número 11 que fue sustituido en el año 1912 por el Batallón de Gravelinas procedente de Badajoz y, en el año 1913 fue relevado por uno de Castilla, bajo el mando del Teniente Coronel don Luis Navarro y Alonso de Celada2. El acto tuvo lugar en la entonces Plaza de la Constitución, el domingo 20 de abril de 1913. Los cacereños congregados entre el Paseo de Cánovas y la Plaza, por donde tuvo lugar el desfile, vitorearon a las fuerzas militares encabezadas por los Tenientes Coroneles señores León y Alonso de Celada. A la mañana siguiente, tuvo lugar el solemne acto de la Jura , en la bandeja central de la Plaza, asistiendo las autoridades civiles y militares, el gobernador militar era el Coronel don Andrés Pasalodos, previamente la misaa fue oficiada por el sacerdote señor Javato. A finales de agosto del año 1917 se llevaron a cabo reiteradas gestiones por las autoridades provinciales y locales para que uno de los Regimientos de Artillería que se habían creado para guarnecer la frontera portuguesa, viniese a Cáceres.

Pero, llegó el gran día del establecimiento de una guarnición permanente en Cáceres. El día 2 julio del año 1919 era destinado a Cáceres de manera definitiva el Regimiento Infantería de Segovia número 75, bajo el mando del Coronel don Manuel Núñez Antón. El día 24 de octubre de 1919 era bendecida y entregada la bandera al mismo3. En Cáceres prestó sus servicios hasta el año 1921, que toma parte en la guerra de Marruecos, principalmente en las operaciones de Seganga y Benisecar. En el año 1922 interviene en las operaciones de África en la columna mandada por el general Berenguer, regresando a España en el vapor Vicente Puchol, llegando el día 18 de octubre 1922 a Cáceres.

El Cuartel Infanta Isabel se comenzó a construir en 1920, en octubre del año 1924 las obras del nuevo cuartel ya estaban terminadas y se trasladó allí el Regimiento Segovia 75, que estaba alojado en la calle Parras, en el edificio del antiguo Seminario de Galarza. El edificio del viejo cuartel fue destinado para juzgado municipal y escuelas públicas, siendo derribado en 1969. Su fachada fue traslada a la Ciudad Monumental, al Palacio Episcopal, en la plaza de Santa María4. Es importante destacar la segunda visita (la primera tuvo lugar el 11 de julio de 1916) que realizó la Infanta Isabel a Cáceres5 coincidiendo con la entrega de una bandera al Regimiento Segovia número 75, de la que habría de ser madrina. Acto que tuvo lugar el 24 octubre del año 1919 en el Paseo de Cánovas, la bandera fue entregada por la Infanta Isabel al Coronel de la unidad don Manuel Núñez Antón.

El cuartel Infanta Isabel no fue inaugurado, ya que la mitad del regimiento estaba combatiendo en la guerra de África. La prensa local dedicó un especial interés a la campaña de África, en la que participó el segundo Batallón del Regimiento de Segovia número 75, al mando del Teniente Coronel don Joaquín Gutiérrez Alegre. La despedida de los soldados en Cáceres tuvo lugar el 25 de agosto de 1921, fueron muchos los cacereño que se habían incorporado a la guarnición. Se registraron muchos actos heroicos, algunos de los cuales fueron debidamente publicados en periódicos locales como La Montaña6, como en las operaciones de repliegue de Xauen, que no descansaron las tropas hasta que regresaron las columnas cuando terminaron toda la evacuación. El día 11 de enero de 1925 fue recibido por el pueblo de Cáceres el Teniente Coronel don Joaquín Gutiérrez con pruebas de afecto.

El 17 de noviembre de 1928 fue visitado Cáceres por el rey Alfonso XIII, acompañado por el General Primo de Rivera. Ya había visitado la ciudad en otra ocasión, concretamente el 25 de abril de 1905, llegó a la ciudad el ferrocarril donde fue recibido por las autoridades, rindiéndole honores una compañía del Batallón de Figueras, dirigiéndose a la plaza mayor donde fue recibido por miles de cacereños. La segunda vez que fue a Cáceres, el domingo 17 de noviembre de 1928, procedía de la finca Guadalperal, donde había estado cazando. Llegó a la una de la tarde a la Plaza de Toros de Cáceres, en un automóvil Hispano, acompañado del Marqués de Estella. Fue recibido por el alcalde Arturo Aranguren. El monarca pasó revista a la compañía que le rendía honores, del regimiento de Segovia. El coche fue escoltado hasta la iglesia de Santa María donde se ofició un Te Deum, visitando poco después el cuartel Infanta Isabel, con todo detenimiento, presenciando diversos ejercicios militares como el lanzamiento de granadas por el comandante Navarro. A continuación tuvo lugar un almuerzo. Por la tarde el rey visitó el Hospicio de Niñas en la casa cuna en el Hospital Provincial. Posteriormente, a las 5:30 visitó el río Tajo, recorriendo el puente. A última hora de la tarde regresó a Cáceres, siéndole ofrecido un vino de honor en el ayuntamiento, durante el cual actuó la Coral Cacereña, bajo la dirección del señor Gómez Crespo. Terminado el vino de honor, el rey Alfonso XIII y sus acompañantes regresaron a la finca Guadalperal.

Durante la República en el año 1931 se fusiona el Regimiento con el “Batallón de Montaña Gomera-Hierro número 11”, pasando a conocerse como “Regimiento de Infantería número 21”. Cuatro años después cambiaría su nombre por el de “Regimiento de Infantería de Argel número 27”, y es encuadrado en la División número 12 hasta que en el año 1959 una vez vuelto de Ifni, toma la denominación de “Agrupación de Infantería Argel Número 27”, encuadrado en la División número 11.  

Un día después de la proclamación del levantamiento militar de 1936, a las once de la mañana del día 19 de julio de 1936, un Batallón del Regimiento de Argel nº 27, al mando del comandante Linos Lage, sale de su cuartel y desfila por la ciudad de Cáceres.  Lleva banda de música y porta bandera republicana.  Es domingo, y en la ciudad reina la confusión.  El Gobierno ha dado a conocer por la radio la sublevación militar en África, pero afirma controlar la situación en casi todo el país.  El periódico local «Extremadura» ha recibido órdenes de no comunicar ni una sola línea de información sobre el levantamiento militar.  Además, las comunicaciones periodísticas han quedado interrumpidas desde el día 17, justo después de haber llegado a la redacción del diario un telegrama cifrado que daba cuenta de la sublevación en África.  El Batallón desfila por las calles Canalejas (hoy Barrionuevo) y General Ezponda hasta desembocar en la Plaza Mayor.  Allí, frente al Ayuntamiento, el comandante Linos proclama el Estado de Guerra

Después las tropas se encaminan hacia la plaza de Santa María para tomar el Gobierno Civil y la Diputación Provincial. Detenidos el gobernador y el alcalde constitucionales, el Jefe Militar de la Plaza, coronel Álvarez Díaz, nombra al comandante de la Guardia Civil, Fernando Vázquez, gobernador de la provincia, y al capitán Luciano López Hidalgo, nuevo alcalde de la ciudad. A partir de ahí, comienzan los encarcelamientos masivos de miembros del Frente Popular y las ejecuciones. Al acabar el día 19, la situación en las capitales extremeñas era radicalmente distinta.  Mientras Badajoz permanecía fiel a la República, bajo el mando del Comandante Militar de la plaza, el general de brigada Castelló, Cáceres se adhería al Alzamiento militar.

La Guerra Civil Española asoló el país casi tres años. Así, en la presente investigación se van a tratar varios asuntos relacionados con este acontecimiento. El cuartel general de Franco se estableció en la ciudad de Cáceres entre los meses de agosto y septiembre de 1936. Meses decisivos, sobre todo septiembre, pues se decantó por su candidatura como mando único que sustituyera a la Junta de Defensa Nacional.
Fue importante el aeródromo militar, instalado en el actual Ferial de Cáceres desde 1927. Desde el éxito del Alzamiento en Cáceres, este aeródromo adquirió gran actividad militar, instalándose en su recinto depósitos o polvorines para el almacenamiento de las bombas que se utilizarían en acción de guerra y fue utilizado como base de aparatos alemanes e italianos.

El día 26 de agosto de 1936, llegó a Cáceres Francisco Franco en una avioneta procedente de Sevilla, estableciendo el Cuartel de su Estado Mayor en la ciudad para seguir el avance de las tropas a Madrid, instalándose en el palacio de los Golfines de Arriba – situado en ciudad monumental, concretamente en la Cuesta de Aldana-, que era propiedad de López-Montenegro, destacado monárquico que había sido Presidente de la Diputación de Cáceres y uno de los responsables de la Unión Patriótica de la ciudad durante la Dictadura de Primo de Rivera

Tras la muerte del General José Sanjurjo en julio de 1936, la sublevación perdió al militar que aglutinaba a todos los demás, pues era considerado el que iba a ser el Jefe del Estado Mayor. Tras su fallecimiento, el General Franco era quien reunía más méritos militares y profesionales. El 29 de septiembre se redactó (por el General Alfredo Kindelán y por Nicolás Franco), el decreto de nombramiento de Francisco Franco como Jefe del Estado nombramiento que recibió en Cáceres, Franco fue investido como Jefe del Gobierno del Estado en Cáceres, en la misma fachada del palacio de los Golfines fue instalada una placa conmemorativa con este texto: “Palacio Golfines de Arriba. Estando en esta casa el Excmo. Sr. Don Francisco Franco Bahamonde fue proclamado Jefe del Estado y Generalísimo de los Ejércitos Nacionales. XXIX-IX- MCMXXXVI”.

Si damos un salto en el tiempo, en el año 1960 se instala en Cáceres el “Regimiento de Ametralladoras de Infantería Argel número 27”, hasta que se disuelve y se transforma en el “Regimiento de Infantería Argel número 27 Plana Mayor Reducida”, en la ciudad de Sevilla lugar en el que permanece hasta su disolución definitiva en el año 1985.

La creación de CIR Nº3 coincide, en el año 1964, con la reducción de personal del Regimiento de Infantería Argel Nº27 que estaba alojado en las instalaciones del Acuartelamiento Infanta Isabel de Cáceres, el cual es nombrado como unidad administrativa de apoyo hasta que se cubran las vacantes de la plantilla de la nueva unidad. Fue nombrado Coronel Jefe Accidental del CIR 3 el Ilmo. Sr. D. Eugenio Juncá Casadevall. El día 23, por Orden Circular del 21 de enero 1965 (B.O. Nº 18) es destinado para el Mando del Centro de Instrucción de Reclutas Nº 3, el Ilustrísimo Señor Coronel de Infantería D. Eugenio Juncá Casadevall, que a su vez ejerce el Mando del Regimiento Argel Nº 27. Se constituye por orden comunicada de 04/12/1964, publicada  el día 8 de diciembre de 1.964 (D.O. nº 278) con el nombre de Centro de Instrucción de Reclutas Nº3 «Santa Ana» Cáceres. La misión de este C.I.R. Nº 3, es la de reconocer, vestir, instruir y clasificar a los mozos llamados a este C.I.R., para reubicar a los ya clasificados en la instrucción de especialidades, destinar y conducir, a todos para cumplir el Servicio Militar en el Ejercito. Inicialmente se organizará en una Plana Mayor, que ocupará locales en el cuartel «Infanta Isabel», y cuatro batallones de instrucción, dos de los cuales serán destacados en la plaza de Plasencia, donde ocuparán locales del Regimiento de Infantería Ordenes Militares Nº 37 y los otros dos batallones en el campamento de «Santa Ana».

Los primeros reclutas se incorporan entre el 2 y el 7 de marzo de 1.965, siendo 2.637 los que lo hicieron en Cáceres y 1.104 en Plasencia, realizando su Jura de Bandera el día 2 de mayo de 1.965.

El 7 de julio de 1970 el entonces jefe del Estado, Francisco Franco, visitó por última vez Cáceres acompañado de cinco ministros para inaugurar la presa de Alcántara. El gobernador civil, Gutiérrez Durán, recibió a Franco en la estación Arroyo-Malpartida. Ya en la capital de provincia el alcalde Alfonso Díaz de Bustamante le entregó la llave de Cáceres. Franco había visitado Cáceres en otras ocasiones, concretamente el 17 de junio de 1941, en cuya Plaza Mayor presenció el desfile de las fuerzas de Argel y Centurias de la Falange. Posteriormente visitó el Santuario de la Virgen de la Montaña, Patrona de Cáceres, finalizando su visita a Cáceres. El día 11 de mayo de 1954, tuvo lugar otra de las visitas de Francisco Franco a la capital cacereña, presentando la ciudad un maravilloso conjunto con numerosos mástiles portando banderas ondulantes al viento en la plaza de la Cruz de los Caídos, primer saludo que la ciudad rendía a Franco y donde recibiría la Medalla de oro de la provincia.

Los entonces príncipes de España, Juan Carlos y Sofía, visitaron en dos ocasiones la ciudad cacereña. El día 3 de mayo de 1964, nos visitaron para venerar el mantel de la Santa Cena que les fue ofrecido por el Obispo de la Diócesis, Llopis Ivorra. Otra visita posterior tuvo lugar el día 22 de junio de 1972, acompañados por los ministros de Obras Públicas y de Información y Turismo, Fernández de la Mora y Sánchez Bella. Llegaron a Cáceres el ferrocarril, pronunciaron discursos desde el balcón del Ayuntamiento , tras el almuerzo inauguraron el Museo del Mono y la Hostería del Comendador, tras una visita a la Patrona de la ciudad, se trasladaron a Alcántara.

El día 18 de septiembre de 1977 una compañía rinde honores a SS.MM los Reyes de España en su visita a Cáceres.

Desde su creación mantiene en custodia la Bandera del Regimiento de Infantería Argel Nº 27, hasta el año 1983, fecha en que la entrega a la Plana Mayor reducida de dicho Regimiento, sita en Sevilla.

Conforme al apartado 3 y anexo de la I.G. 13/85 E.M.E. (5º Div.), es transformado en CIR Centro, a partir del 1 de enero de 1986.

El 19 de octubre de 1992 recibe del Excmo. Ayuntamiento de Cáceres la enseña Nacional en su modalidad de Bandera, que le había sido concedida por O.M. Nº50/91 de 19 de junio  (B.O.D. Nº125). El 28 de febrero de 1995 recibe la Medalla de Oro de la ciudad de Cáceres. El 23 de mayo de 1996 recibe la condecoración al Merito Nacional a la Donación Altruista de Sangre. De acuerdo con lo dispuesto en la NG. 1/96 E.M.E. sobre adaptaciones orgánicas a partir del 1 Según la Orden de la Región Militar Centro Nº93 de fecha 10 de julio del mismo año queda anulada la denominación anterior continuando la de «CIR Centro».

Los reclutas que pasaban por el CIR de Cáceres solían bautizar a la compañía en la que mejor se vivía como ‘El hotelito’; y a la compañía en la que se sudaba más, al obligar los mandos a hacer más pruebas físicas, la llamaban ‘La Pequeña Legión’.

A partir de 1997 y según norma Regional 5/97 de Adaptaciones Orgánicas el CIR Centro pasa a denominarse «CENTRO DE INSTRUCCIÓN Y MOVILIZACIÓN Nº1» con las siglas CIMOV Nº1. Desde mayo de 1997 esta Unidad recibe los aspirantes MPTM. de las distintas convocatorias para realizar el periodo básico de formación.

Deja un comentario sobre la noticia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: