El reconocido astrónomo estadounidense del siglo XX, Edwin Powell Hubble, realizó una clasificación de tipos de galaxias en 1936, denominada la secuencia de Hubble, en ella, describe lo que es una galaxia lenticular, que no es más que una forma de galaxia intermedia, que se ubica entre una galaxia elíptica, la cual posee forma elipsoidal y carece de brazos espirales, los cuales distinguen a las galaxias homónimas; y una galaxia espiral, que se caracteriza por tener forma de disco plano, compuesta por estrellas jóvenes y parte de materia interestelar, tal cual las vemos reflejadas en las películas de Hollywood. En la secuencia de Hubble, este tipo de galaxias recibe la clasificación de SO. Las galaxias lenticulares también poseen forma de disco, (como las galaxias espirales), y componen solo el 3% de las galaxias del universo.

Su origen

Las galaxias lenticulares tienden a estar concentradas en cúmulos de galaxias, los cuales se agrupan por la fuerza de gravedad. En un tiempo, fueron galaxias espirales las cuales perdieron su gas propio gracias al roce que experimentaron con el gas intergaláctico caliente, el cual llena el espacio intergaláctico o quizá por interacciones gravitatorias con otras galaxias, lo que pudo originar brotes estelares, que son galaxias en las que se refleja una tasa de nacimiento de estrellas muy elevada, si se compara con una galaxia normal en cúmulos estelares, los cuales solo pueden ser detectados con rayos X o telescopios de infrarrojos.

En otros aspectos, algunas galaxias lenticulares no localizadas en cúmulos galácticos, tanto aislados como ricos, pueden haberse transformado en ese tipo de galaxias al extinguir su materia interestelar. Pese a esto, y aunque existan cada día más posibilidades indicando que las galaxias lenticulares que se encuentran en cúmulos de galaxias pueden haber nacido a partir de galaxias espirales, el origen de estos objetos, particularmente los más masivos, sigue siendo un debate abierto. De igual forma, se ha señalado que la mayoría de estas galaxias lenticulares pueden haber sido como se presentan desde su nacimiento, reflejando de vez en cuando brotes de formación estelar, en lugar de galaxias espirales que han disipado su medio interestelar.

Colisión de dos galaxias

El afamado astrónomo inglés John Herschel, hijo de William Herschel, quien evidenció la existencia del planeta Urano y otros numerosos objetos celestes, descubrió el 20 de enero de 1835, dos galaxias lenticulares masivas, las cuales denominó como NGC 2292 y NGC 2293. En el caso particular de la galaxia lenticular NGC 2293, esta posee señas de tener una estructura en espiral, recibiendo una tonalidad naranja, dada por las viejas estrellas que la integran. La NGC 2293 se encuentra a unos 0.8 minutos de arco de la NGC 2292, las dos galaxias al parecer, tienen una cobertura común y se observa que un anillo completo de gas hidrógeno neutro (HI) encierra ambas galaxias.

Este anillo supuestamente presenta un cambio de color en su parte suroeste, que se ha atribuido a un aspecto de formación estelar. Del mismo modo, se plasma una gran falta de HI cerca del núcleo de las dos galaxias. Existe la probabilidad que este anillo sea la consecuencia de una fusión en desarrollo de estas dos galaxias, lo que daría como resultado una galaxia elíptica gigante, por lo que se han señalado diversos modelos que resultarían en la formación del anillo. Uno de los más posibles, sería el choque entre una de estas dos galaxias con otra galaxia, lo que habría acabado con el gas. La galaxia NGC 2293, está ubicada a una distancia cercana a los 100 millones de años luz de la Tierra, y por su supuesto tamaño, indica que tendría unos 160.000 años luz de diámetro.

Estas dos galaxias lenticulares masivas, NGC 2292 y NGC 2293, al parecer se aproximaron demasiado en un momento determinado, lo que generó que la gravedad terminara por unificarlas en una galaxia gigante, localizada a unos 120 millones de años luz de distancia en la constelación de Canis Major. Pero ¿Qué podría ocurrir con estas galaxias masivas? Probablemente terminarán uniéndose en una galaxia espiral luminosa gigante, como pasó con UGC 2885, la galaxia de Rubin, con más del doble del radio de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here