La oliventina Elena Álvarez publica su nueva novela “Esa nube tiene forma de oveja”

Elena Álvarez Rodríguez, natural de Olivenza (Badajoz) publica Esa nube tiene forma de oveja de la mano de Letrame Editorial. La novela de carácter histórico se emplaza en la Alemania de los años 60, en la que todavía existían dos Alemania.

A pesar de llevar desde los 12 años escribiendo novelas, Elena dio el paso para publicar en 2016 con su obra Cuando la luna brille y ahora repite con Esa nube tiene forma de oveja. La idea de publicar esta novela surgió en una época donde la autora estaba residiendo en Alemania e intentaba entender lo que se vivió en el país germano hasta los años 90.

En la trama, Elena Álvarez aúna tres historias; una madre que se ve separada de su familia por circunstancias ajenas a su control, una protagonista sorda con un padre músico, y por último, la total irracionalidad de una muralla que separa dos partes de la misma ciudad. Esta amalgama de historias forman la segunda novela publicada de esta joven autora extremeña.

La escritora confía en que su novela sea bien recibida por el público pues según declara “se trata de una novela que explora una faceta no tan explorada de la Guerra Fría. Al pensar en este conflicto, nos vienen a la mente historias de espías, estratagemas frenéticas para escapar de la policía secreta, grandes personajes como Kennedy o Kruschev, o la carrera espacial. En Esa nube tiene forma de oveja hay un poco de todo eso, porque esos elementos forman parte del momento en el que está ambientada la novela, pero es la historia de una familia corriente que, de haber existido realmente, no habría estado en la primera línea del conflicto internacional, sino que habría debido conformarse, como tantas otras familias, con sufrir las consecuencias de lo que ocurría en el mundo”.

Los primeros lectores están valorando de manera muy positiva la obra de Elena, en la que valoran el trabajo de documentación y la fluidez de lectura que ofrece Esa nube tiene forma de oveja.

Sinopsis

Berlín es en 1961 el único punto por el que aún se puede cruzar entre las dos Alemanias. Jutta Vogel vive con su familia en Berlín este y cree firmemente que si se mudaran al otro lado de la frontera, podrían garantizarle a su hija Heike, que nació sorda, más seguridad y oportunidades. Sin embargo, Dieter, su marido, no da crédito a los rumores que afirman que las fronteras no seguirán abiertas por mucho más tiempo y se niega a abandonarlo todo para perseguir un sueño que considera poco realista.

Cuando Jutta toma la decisión de marcharse por su cuenta, no imagina que tan solo dos días después, de la noche a la mañana, se levantará el Muro de Berlín, separándola permanentemente de su familia. Si vuelve atrás, no podrá volver a cruzar, pero si se queda en el oeste, perderá a sus hijos. Entretanto, todavía al otro lado, Dieter se enfrenta a una disyuntiva similar: ¿intentará cruzar o esperará a que la situación se calme? Lo que no sospecha es que ese muro presidirá sus vidas durante los siguientes veintiocho años.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Contacta con nosotros
Hola
¿En qué podemos ayudarte?