LA PRIMAVERA EXTREMEÑA – Lorena Rodríguez Lucero

Lorena Rodríguez Lucero

Esta mañana, cuando me preguntaban los medios por nuestras propuestas para combatir el despoblamiento hacía un llamamiento a la primavera extremeña.

No me refería al inigualable espectáculo del cerezo en flor ni a la maravillosa estación en la dehesa, si no al necesario despertar de una tierra que necesita salir a la calle a reclamar sus derechos y reivindicar lo que históricamente le ha sido arrebatado.

La primavera extremeña es una lucha social, un levantamiento regional que busca equipararnos en derechos y servicios al resto de comunidades del Estado.

Es recuperar la esencia de aquel 25 de marzo del 36 en el que nuestros jornaleros se alzaron en una España adormecida para recuperar sus tierras.

Es vivir otro 8M, junto a todas esas mujeres extremeñas que tomaron las calles reclamando igualdad y respeto.

Es reconquistar las calles como aquel 15M en el que ciudadanos y ciudadanas de toda España, sin vinculación política alguna, decidieron decir que ya era suficiente y que había que cambiar las cosas.

Es luchar codo con codo con nuestra Milana Bonita, con nuestra plataforma por un tren digno o el Ruta de la plata, con los movimientos contra las minas a cielo abierto o con nuestros pensionistas reclamando sus derechos.

Extremadura tiene que tomar sus calles, sus plazas, sus campos y vivir un nuevo día en el que se pongan sobre la mesa los asuntos que realmente nos importan y nos afectan. Extremadura debe apuntar a sus representantes políticos, si estos no cumplen su cometido y exigirles que defiendan sus intereses, aquellos por los que han sido elegidos. Extremadura debe hacerse oír para no ser una mera anécdota en un informativo, o un argumento de pelea por el que nadie está luego dispuesto a pelear de verdad, si tiene que enfrentarse a sus líderes nacionales.

Desde extremeños estamos dispuestos a encabezar ese movimiento y ser los primeros en echarnos a la calle, en ocupar nuestras plazas para que toda España vea que Extremadura existe y reclama su lugar.

Desde Extremeños no nos avergonzamos de nuestro origen y no lo ocultamos ni ocultaremos nunca si un día llegamos a defender nuestra región en Madrid, ni nos plegaremos ante las obligaciones de partidos nacionales en los que pesa más un voto que un ciudadano. Y no nos avergonzamos de nuestro origen como no nos avergonzamos de nuestra cultura, de nuestro patrimonio, de nuestras tradiciones y de nuestro idioma, por eso defenderemos que esta primavera se defina en nuestra lengua, esa que un día llegará a las escuelas si llegáramos a gobernar.

Desde Extremeños encabezaremos la lucha porque se haga justicia con nuestra región. Una justicia que comienza con el reconocimiento y pago de la deuda histórica. Una deuda contraída por el estado español con nuestra región durante décadas de desigualdades y vilipendios.

España nos debe 14.000 millones de euros. 13.177 euros a cada extremeño y extremeña. Una cantidad suficiente para sacar a esta región de su estado de desidia, abandono y desilusión. Y Extremeños es el único partido dispuesto a exigir su pago.
Por eso, extremeño, extremeña, te pedimos que salgas a la calle, que reclames lo que es tuyo, que participes de esta primavera extremeña que supone el despertar de nuestra tierra y que le digas a toda España que no vas a seguir sometiéndote, que no por ser menos vamos a dejar de luchar y reclamar nuestros derechos.

Extremadura tiene que resurgir y, para eso, es necesario que florezca esta primavera extremeña.

Lorena Rodríguez Lucero

Secretaria general de Extremeños

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Contacta con nosotros
Hola
¿En qué podemos ayudarte?