La siniestralidad laboral sigue creciendo en Extremadura

CCOO de Extremadura advierte que la siniestralidad laboral continúa creciendo en la región desde que se aprobó la reforma laboral en 2012 y no se están tomando las medidas necesarias, ni por parte de las empresas, ni por parte de la Administración, para atajar este grave problema.

El secretario de Salud Laboral y Acción Sindical de CCOO de Extremadura, Alberto Franco, indica que el hecho de que los accidentes laborales hayan aumentado un 3,2 por ciento en 2018, en vez de reducirse, es una demostración de que los empresarios y los responsables políticos no se están tomando este problema con la seriedad que debería.

Para Alberto Franco, las causas fundamentales de este incremento de la siniestralidad es el incumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos por parte de las empresas; la reforma laboral del PP que multiplicó la temporalidad y la precariedad en el empleo y con ello la falta de formación de las plantillas; y la falta de personal en la Inspección de Trabajo para controlar las infracciones de la ley.

Aumento continuado año tras año

Los accidentes de trabajo continúan aumentando en Extremadura según los datos oficiales de 2018. Durante el año pasado, se han producido en Extremadura 11.674 accidentes con baja, unos 362 más que en el año 2017, lo que supone un incremento del 3,2 por ciento del número de accidentes.

La siniestralidad laboral en Extremadura, en el periodo 2014-2018, sigue creciendo tanto a nivel de accidentes con y sin baja como en declaraciones de enfermedades profesionales.

De estos accidentes producidos en 2018, 13 han sido mortales, uno más que el año anterior, lo cual supone un incremento del 8,3 por ciento. Las muertes en jornada de trabajo se han disparado un 22,2 por ciento mientras que in itinere han disminuido un 33,3 por ciento.

Los datos de esta comparativa, expresados como tasa media de crecimiento anual, muestran como los accidentes con baja en jornada laboral se han incrementado en 5,3 por ciento, los accidentes itinere un 3,7 por ciento, los accidentes sin baja 1,8 por ciento y la declaración de enfermedades profesionales un 11,4 por ciento.

En jornada de trabajo, este aumento de accidentes con baja, respecto a 2017, se produce en todos los sectores de actividad, destacándose los incrementos en sector de la construcción, un 14,4 por ciento, en agricultura, un 4,8 por ciento, en industria, un 4,3 por ciento y sector servicios, un 1,2 por ciento.

Así mismo, también se han conocido los datos de enfermedades profesionales notificadas durante 2018. El número total de partes de enfermedad profesional comunicado por las Mutuas muestra un incremento respecto a 2017 del 21,3 por ciento, un total de 188.

Si solo se tienen en cuenta los partes con baja, esta varianza se queda en el -2,1 por ciento, 93, mientras que las declaraciones de enfermedades sin baja aumentan en 58,3 por ciento, 95.

Respecto a los sectores de actividad donde se han producido esas declaraciones de Enfermedades Profesionales con y sin baja, destaca el incremento en agricultura, un 69,2 por ciento; servicios, un 25,3 por ciento;  e industria, un 16,7 por ciento; decreciendo en el sector construcción, un -15,8 por ciento.

Falta de formación y sensibilización

“La siniestralidad laboral se reduciría de manera muy notable si se cumpliera la Ley de Prevención de Riesgos Laborales”, apunta Alberto Franco, pero “la patronal de esta región no está concienciada, solo busca el ahorro de costes y tienen que entender que está jugando con la salud y la vida de las personas”

Franco recuerda que la propia ley obliga a los empresarios a dar formación en materia preventiva para que el desarrollo del trabajo se haga “en las mejores condiciones de seguridad posibles y se eviten las situaciones de riesgo”.

La reforma laboral ha sido un factor muy negativo en la lucha contra los accidentes laborales. El aumento de la temporalidad y la precariedad que ha venido acompañado de esta ley del PP ha provocado inexperiencia y falta de formación por parte de los trabajadores y trabajadoras en cómo deben desarrollar sus tareas de forma segura.

Además, ha propiciado que estos se expongan a situaciones de riesgo de manera más fácil por temor a perder sus puestos de trabajo. De hecho, muchas de estas personas con contratos temporales no disponen de los equipos de protección individual que deberían usar porque no llegan ni a solicitarlos.

Otra causa más es la falta de inspectores de trabajo suficientes. Alberto Franco recuerda que el aumento de la plantilla de la Inspección de Trabajo y que se cree un cuerpo específico que se centre en esta materia es una reclamación insistente de CCOO.

Por último, el responsable de salud laboral de CCOO en la región indica que hace falta más concienciación de la ciudadanía sobre la gravedad de los accidentes laborales. Por eso demanda, al igual que hay para otros problemas como los accidentes de tráfico o la prevención del cáncer, campañas de sensibilización fuertes “para que la gente entienda que trabajar no puede significar un riesgo para la vida o la salud”.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies