La vacuna de Pfizer ya está en camino: así serán los próximos meses. Reino Unido, es uno de los primeros países que aprueban la vacuna contra el COVID-19, llamado Pfizer/BioNTech.

Hasta la fecha del 9 de diciembre del 2020, el gobierno británico había encargado hasta cuarenta millones de dosis, de las cuales ochocientas mil en los próximos días, se enviarían desde Bélgica, el lugar en donde se fabricó la vacuna.

La vacuna de Pfizer ya está en camino
La vacuna de Pfizer ya está en camino

Desarrollo de la vacuna de Pfizer ya está en camino: así serán los próximos meses

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido, también se ha tomado el tiempo necesario para realizar una revisión exhaustiva de otras vacunas, en ensayos que se han hecho en humanos como fase última del proceso, como la Moderna y la AstraZeneca.

Hasta hace poco, la vacuna que se había llevado a cabo hasta su comprobación final y con rapidez, había sido la de las paperas, que tomo cuatro años para concebirse y empezar a comercializarse.

Al contrario de ello, las vacunas contra el COVID-19, superaron este récord por un amplio margen, debido a que los especialistas solo tardaron menos de un año en desarrollarlas, sin que ello haga suponer equivocaciones o atajos impropios para tal fin.

Algo más sobre el Desarrollo de la vacuna de Pfizer ya está en camino: así serán los próximos meses

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios, evaluó los registros obtenidos de cuarenta mil personas voluntarias en los ensayos. La asertividad de la vacuna demostró prevenir el contagio sintomático, al 95 %, aunque en condiciones reales se espera que se disminuya un poco tal cifra.

Además, se obtuvo con certeza que la aplicación del medicamento no produce efectos adversos. Sin embargo, continúan monitorizándose los resultados a medida que se esté aplicando la vacuna.

Hasta ahora lo que se espera, es que reciban primero el tratamiento aquellas personas que pertenecen al campo laboral sanitario, debido a que son y serán los más vulnerables. Para ello, utilizarán congeladores dentro de los hospitales británicos, para almacenar las vacunas. Desde cualquier punto de vista es un buen lugar para comenzar con la logística y desaparecer al COVID-19.

La vacuna de Pfizer no equivale a quitarse aún la mascarilla

A pesar de que exista una cura que solvente los síntomas y de que signifique una buena noticia para muchos, no es recomendable deshacerse de la mascarilla. Sería un error fatal ir eliminando las medidas de seguridad contra el riesgo de contagio, según indica el profesor de medicina experimental Peter Openchaw, en el Imperial College de Londres.

Así que de momento no es seguro guardar o tirar la mascarilla, dejar de lavarse las manos o ir a abrazar a algún ser querido. Para la academia de ciencia independiente, The Royal Society, es probable que las prohibiciones sigan estando en pie durante más tiempo, quizás un año más.

Respuestas ante la vacuna de Pfizer

Cuando la vacuna sea aplicada y enfrente al COVID-19, no es de esperarse que produzca de inmediato una protección. Los linfocitos B o los glóbulos blancos, primero deben tomarse el tiempo de detectar el antígeno que proporciona la vacuna, para luego crear anticuerpos contra los síntomas y logrando neutralizar el virus.

El tiempo aproximado en que la respuesta del sistema inmunitario, generada por los glóbulos blancos, conocida como la primera fase, tarda alrededor de dos semanas en tener efecto. Por lo tanto, dos semanas después de haberse aplicado la vacuna, todavía el paciente corre el riesgo de contagiarse.

Incluso, hay que tener en cuenta que las vacunas contra el virus requieren de dos aplicaciones para que garanticen la requerida protección. Entre la primera y la segunda inyección hay un intervalo de 21 a 28 días. Quiere decir, que para que el paciente este completamente protegido y la vacuna genere un escudo contra la enfermedad, es en aproximadamente seis semanas.

La vacuna de Pfizer ya está en camino

No se conoce si la vacuna de Pfizer detiene la transmisión

Las vacunas, entre ellas la vacuna de Pfizer, a pesar de destacar por su efectividad para prevenir la enfermedad, no se ha podido obtener resultados que aseguren que también prevenga la transmisión.

Para ello, habría que necesitar otra vacuna que sea capaz de otorgar inmunidad esterilizante. Seria en ese entonces, cuando las células que están inmunes, puedan integrarse al virus para evitar que se introduzca en las células donde es posible que se replique. Significa, que después de cumplidas las seis semanas, el paciente podría contagiarse, así no se enferme.

Hoy en día es de esperarse resultados por medio de estudios, para diagnosticar si las vacunas Moderna o Pfizer, son capaces de detener la transmisión una vez cumplido el tiempo estimado o no. Por lo que se recomienda seguir utilizando la mascarilla y aplicando las medidas necesarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here