LECTURAS – Fernando Ayala Vicente

Esta semana se han fallado los premios literarios de la Diputación de Cáceres. He tenido el honor, y a la vez el

Fernando Ayala

privilegio, de formar parte del Jurado de Novela. Aunque puede parecer un tópico alegar el elevado nivel de los participantes, sí que me parece oportuno, resaltar el estímulo que sirven estos certámenes para incentivar la lectura.

En paralelo estamos asistiendo a la proliferación y al reconocimiento de los clubes de lectura, tanto con adultos como con niños. Por cierto, excelentes las noticias que recibimos de las iniciativas llevadas a cabo en algunos centros escolares sobre el uso de las nuevas tecnologías, la vigilancia del cumplimiento de las normas ortográficas y el seguimiento de su uso que se hace por celebridades y personas famosas en las redes sociales.

Volviendo al tema de los Premios Literarios es muy interesante la labor que hacen los profesores para implicar a los alumnos en el inicio de los procesos creativos. En este sentido me parece plausible que las instituciones, al margen de primar la excelencia con el fallo de obras consagradas, llegadas de todo el mundo, sean capaces de apoyar con apartados específicos la dotación de menciones honoríficas para los adolescentes que comienzan a publicar y que se apasionan, no sólo con leer, sino también con sentirse leídos.

Volar con la imaginación, vivir otras vidas, conocer muchas historias, evadirte o al contrario introducirte en realidades desconocidas son algunas de las muchas oportunidades que te permite el paso de las páginas de un libro.

El discurrir por un teclado o la velocidad de un bolígrafo que desplaza y ordena las palabras es una experiencia que te inunda de sensaciones extraordinariamente placenteras.

Compartir estas vivencias con gente próxima, desconocida, anónima, diversa y recibir, en muchas ocasiones, respuesta a las reacciones que provocan en ellos tus impulsos, es algo sencillamente indescriptible.

En un entorno tremendamente vertiginoso, la pausa serena de una lectura sosegada, la reflexión frente a la abreviatura, la profundidad de los mensajes frente a la simplicidad de los pronunciamientos, es un imperativo al que no deberíamos renunciar. Sigamos, pues, en ello.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies