PASTAR – Fernando Ayala Vicente

Sí, han leído bien, no se trata de una errata. Nos referimos a pastar, es decir, corroboramos cómo, a la

Fernando Ayala

vista de las dificultades que tienen los grupos políticos para pactar a nivel nacional, la mayoría prefieren estar a la expectativa. Ir pasando el tiempo.

Sabedores que el PSOE va a ser la fuerza más votada el 10 de noviembre, empiezan a resurgir las estrategias de los denominados “bienqueda”.

Una vez comprobada la entente formada por las tres derechas, alguno levanta el veto ante la duda del “ y si no se suma”. Aunque nosotros preferimos pensar en ¿ y si la gente prefiere el original?

De esta manera parece que se busca el centro. Los socialistas somos conscientes de que tenemos muy asentados nuestros principios como partido de izquierdas. Nadie cuestiona, por ejemplo, el estímulo de la militancia, los simpatizantes y los votantes ante el asunto de la exhumación de Franco. La gente se levanta enardecida, emocionada, tremendamente impactada, ante la mera mención en los actos.

A ello se suma la paradoja de que la división de la izquierda, con la irrupción de Más País y la figura de Errejón que le puede, a medio plazo, convenir al PSOE, por la proximidad en muchos de sus planteamientos que se pueden hacer comunes.

Por eso el reto es la reconquista de las clases medias, de la burguesía ilustrada de las ciudades, de buena parte de los jóvenes implicados en temas tan trascendentales para los próximos meses como el ecologismo, la emergencia climática, los desmanes que provoca la despoblación o el reto demográfico, que deben conjugar la baja natalidad autóctona con la integración y llegada, cada vez más numerosa, de inmigrantes que enriquecen nuestras sociedades en todos los sentidos.

Frente aquellos empeñados en la ofensa, la difamación y la tergiversación, mostremos muchas 13 rosas. Mujeres y hombres con ideales contra la oscuridad y la barbarie. Volemos.

Así pues, dejemos a otros pastar y movilicémonos, ahora que podemos, y evitemos lamentar en unas semanas lo que pudo haber sido y no fue. El ejemplo reciente de Portugal puede servirnos de guía.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies