Plataforma Hospital Don Benito-Villanueva, que no compren nuestra dignidad

Ante la convocatoria de una manifestación el 25 de octubre en Mérida, con el fin de que sean escuchadas las voces de quienes demandan una atención sanitaria digna, es loable, admirable y respetable el recorrido de esta Plataforma. Sus representantes han informado al gerente de Área de las reivindicaciones, han solicitado entrevistas a los responsables políticos y, ante la falta de respuesta a sus demandas, han decidido llamar a la movilización; sin que hasta la presente, sus integrantes hayan promovido ni llevado a cabo acción alguna o acto incívicos.

Por otra parte, es de traca que el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad, Sr. Vergeles, ponga como condición para recibir a sus representantes que previamente se disuelva dicha Plataforma. Respuesta que bien pudiera constituir un acto de soberbia, arrogancia y de carácter autoritario, propios de sistemas políticos predemocráticos; no en vano, se trata de una afrenta a los derechos de reunión y manifestación. También es significativo el silencio del presidente Vara, desde el momento en que puede ser interpretado como una falta de interés por solucionar los problemas sanitarios que afectan a ciudadanos y ciudadanas de esta área de salud. Grave error el no escuchar al pueblo y el intentar evadirse de la realidad. Parece como si ambos olvidasen que, como miembros del gobierno, están para mejorar las condiciones de vida de extremeños y extremeñas, así como dirigir la acción política hacia la igualdad entre ellos y trabajar porque la justicia social esté presente en sus actuaciones. Así, pues, recordarles que han sido elegidos por la ciudadanía para solucionar los problemas que les afecta y respetar los derechos que le asiste, y que las políticas públicas deben promover la participación ciudadana. Acciones extensibles a cuantos poderes, cargos y profesionales desempeñan su tarea en servicios públicos. Ha llegado la hora de abandonar la palabrería y ofrecer soluciones inmediatas a este grave problema sanitario. Confiemos en que ambos responsables políticos seduzcan a la ciudadanía con hechos, no le mientan ni intenten engañar, pues el grado de humillación, insulto y desprecio que viene sufriendo es muy elevado, y la indignación y el hartazgo que tiene de la clase política alcanzan cuotas que rayan el límite.

Insistir en cuatro cuestiones abordadas desde la Plataforma:

1ª.- Que la manifestación es un derecho y obedece a la falta de respuesta por parte de la Administración regional. El tiempo de esperar se acabó y la paciencia también, se trata de la vida de 150.000 personas aproximadamente.

2ª.- Que las justas reivindicaciones que formula la Plataforma son para toda el área de salud Don Benito-Villanueva, que cuenta con dos hospitales, el inoperante Hospital Siberia-Serena Este y el hospital Comarcal Don Benito-Villanueva, al que la Administración regional priva de recursos humanos y materiales y tal vez pretende convertir en residual. De ahí, que la dotación de recursos debe de contemplar a corto, medio y a largo plazo el funcionamiento real de dos hospitales y dos centros de especialidades.

3º.- Que la derivación de pacientes para ser atendidos en los hospitales de Mérida y Badajoz, supone una solución incómoda y discriminatoria para ellos.

4º.- Que a la cabeza de las movilizaciones debieran de estar alcaldes y alcaldesas de La Serena, La Siberia y las Vegas Altas, no sólo los de Don Benito y Villanueva, porque sean las poblaciones de mayor números de habitantes. Y que en las movilizaciones también deberían de estar presentes diputados provinciales y otros cargos públicos. De no ser así, bien pudiera entenderse que no defienden los derechos de sus conciudadanos, ni les preocupan sus problemas. Más bien pudieran estar ocupados en los intereses partidistas y en los cálculos electoralistas.

La reivindicación no es sobre un tema baladí, y la solución no pasa por ahogar el grito de quienes denuncian una larga injusticia, en contra del deseo de esos dirigentes políticos que, tal vez, les quieren sumisos y amordazados. No se debe seguir abusando del noble y paciente pueblo, que grita “¡cómo está el Hospital!”(Don Benito-Villanueva) o “¡en Talarrubias no hay na! (Hospital Siberia-Serena Este).

“Por todo, ahora es el tiempo de la política, del trabajo colectivo al servicio de un proyecto común que tenga como principal eje mejorar la vida de la gente, desde todos los frentes, desde todos los ámbitos.”

…“una sociedad justa, ética y solidaria, con ciudadanos capaces de exigir sus derechos al tiempo que cumplen con sus deberes; deberes que se sustentan en el derecho de los otros”… (Presidente Vara, entrevista en el diario Hoy con motivo del último Día de Extremadura, realizada por su directora Dña. Manuela Martín).

Valentín Sánchez Calvo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies