Firmas12 mayo, 2020 0 comentariosAlba Morillo

Llegan tiempos de reencuentros. De vivir primeras oportunidades, de abrazos reconfortantes en la distancia y de brindis por volver a pisar un exterior que ha cambiado tanto.

Es curioso, pero en todo este tiempo, me he dado cuenta de que existen personas que tienen la capacidad de acortar los kilómetros. Por ello no temas. Al fin y al cabo, siempre quedará quien merezca la pena.

Un día aprendí que los viajes sin vuelta están cada vez más cercanos. Por ello, ¿quieres un consejo? Vive. Porque en ocasiones los instantes se vuelven demasiado fugaces.
Porque no hay nada más bonito que agarrarse a la vida. Porque aún nos quedan muchas cosas que decir. Y, sobre todo, por hacer. Ya lo sabéis. Soy más de hechos. Las palabras vuelan en la dirección en la que más sopla el viento.

Y es que, dicen que detrás de la tormenta siempre llega la calma. Pero aún me cuesta creerlo cuando hemos tocado suelo durante tantas veces.

Pero, si algo me he dado cuenta durante estos dos meses, es de que la lucha es el mayor ejército que existe para combatir contra todo pronóstico. Que la felicidad se encuentra escondida detrás de ciertos gestos banales. Que nunca nos han enseñado a despedirnos. Y que los capítulos que se tiñen en blanco y negro pueden aparecer sin avisarnos.

Por ello, aunque las páginas estén coloreadas en gris, hoy prometo quedarme con las personas que siento más cerca a pesar de la distancia.

Te puede interesar…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here