Se conoce como “Rinotilexomanía” al acto de hurgarse constantemente la nariz de forma compulsiva. Asimismo, esta costumbre que suele ser vista de muy mala manera por la sociedad es vista hoy en día como un trastorno en el que pueden manifestarse diversas enfermedades psiquiátricas, entre ellas: la bipolaridad. Dicha condición solo afecta al 1% de la población en todo el mundo.

La Rinotilexomanía es mucho más común en niños y jóvenes adultos. Además, puede llegar a ocasionar autolesiones como la perforación del tabique nasal e incluso destruir estructuras de nuestro rostro.

¿La Rinotilexomanía puede afectar negativamente nuestra salud?

 Heiman Wertheim, profesor de microbiología, expresó en uno de sus estudios realizados que esta desagradable práctica conocida como “Rinotilexomanía” sí es perjudicial para la salud debido a que al hacerla infectamos nuestras fosas nasales.

De igual forma, nos llenamos de bacterias, como por ejemplo la: “Staphylococcurs aureus”. Es importante saber que esta bacteria causa complicaciones superficiales en la piel hasta graves patologías, entre las cuales se pueden mencionar: la neumonía y las enfermedades autoinmunes.

Además, hasta nos podemos llegar a convertir en portadores de este microbio y transmitírselo a los demás, siendo esta una de los problemas más severos que nos puede generar este mal hábito.

De hecho, la Rinotilexomanía puede ocasionar sangrados e infecciones en la nariz y es muy probable que una de esas llegue hasta el cerebro. No obstante, dicha práctica no afecta en nada el sentido del olfato debido a que la cavidad se localizan estos nervios requieren de un esfuerzo adicional para llegar a ser tocados.

Hábitos de higiene para evitar que la Rinotilexomanía genere infecciones

Como ya hemos conocido, la Rinotilexomanía no solo es un hábito mal visto por quienes nos rodean, es decir por la sociedad. También es una práctica sumamente perjudicial para la salud y nos puede traer graves complicaciones.

Asimismo, para que la Rinotilexomanía no ocasione los problemas antes mencionados es indispensable limpiar la nariz de forma adecuada, ¿cómo puedes hacerlo?:

  • Agarra un pañuelo desechable, verifica que no este sucio y velo doblando sobre la punta de tu dedo índice.
  • Posteriormente, coloca el dedo que este cubierto con el pañuelo en una de tus fosas nasales y de manera suave velo pasando alrededor de la orilla para que de esta forma puedas recoger cualquier moco. Luego repite este procedimiento en tu otra fosa nasal.

Además, es recomendable siempre sonar la nariz con pañuelos desechables para así limpiarla profundamente y librarnos de cualquier suciedad que se no quiera salir.

Tips para controlar la Rinotilexomanía  

  • Siempre trata de limpiarte bien, pues así disminuirán tus ganas de hurgarte la nariz. De igual manera, se aconseja usar soluciones salinas, pues estas te ayudarán a mantener tu nariz mucho más pulcra.
  • Si tienes vello nasal elimínalo completamente pues sus residuos pueden generarte ganas de querer tocarte la nariz constantemente.
  • Cambia tu conducta buscando la forma de mantener tus manos ocupadas para así reducir las ganas de urgarte la nariz. Para lograr esto y distraer un poco tu mente puedes anotar cosas, garabatear en una hoja blanca o jugar con una pelota antiestrés.
  • Otro método para dejar este mal hábito, es utilizar guantes, así se te hará más difícil urgarte la nariz pues serán para ti como una barrera que evitará que de forma inconsciente te la toques.
  • Ten calma, un hábito de este tipo no se cambia de un día para otro, lo importante es ser paciente y tomar la decisión de modificar esta conducta. Cuando vayas dejando de hacerlo, recompénsate por tu esfuerzo.
Recomendaciones para controlar la Rinotilexomanía en los niños

  •  Una buena técnica que ayudará que los niños dejen este mal hábito es hacer que cada vez que se toquen la nariz vayan a lavarse las manos, esto hará que lo piensen dos veces antes de volver hacerlo.
  • Generalmente, los más pequeños se urgan la nariz por aburrimiento, así que busca una de forma de mantener sus dedos ocupados con actividades como colorear o dibujar.
  • Si vez que este problema es muy constante en tu hijo y ya probaste las técnicas mencionadas, es recomendable que lo lleves a un médico pues puede que tenga este hábito por alguna alergia o deshidratación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here