Siempre para los asuntos militares, el monarca Felipe VI, prefiere trasladarse en un helicóptero Super Puma, pero el pasado 14 de diciembre fue una excepción. El Rey iba como pasajero en el Airbus A 400, la última compra del Ministerio de la Defensa en cuanto a transporte se trata. Felipe VI llegó procedente de Getafe y a las 10:30 horas aterrizó en la pista de la base de Talavera la Real, ataviado con su uniforme militar.

El protocolo se siguió; hubo parada militar, himno nacional, revista a la tropa, novedades militares del oficial al mando y un recorrido por todas las instalaciones antes de la reunión a almorzar con autoridades civiles. Así empezó la visita Real a Extremadura, hecho que estaba previsto a realizarse en abril, pero la pandemia paralizó la situación, y el Rey estaba empeñado en que esta visita debía realizarse antes de culminar el año y conocer los nuevos drones, adquiridos por el Ministerio de Defensa que posee el Ejército del Aire, los cuales ya se encuentran exhibidos en la fachada en la base Talavera la Real junto a los ya conocidos F – 5.

Cerca de una veintena de medios de comunicación se dieron cita en la base militar, para reseñar posteriormente la visita del monarca. Se les permitió tomar algunas imágenes, siempre con las medidas de seguridad pertinentes y el debido distanciamiento entre personas.

La Casa Real en estos momentos, está pasando una situación difícil por lo que sucedido con el Rey Emérito. Aún se desconoce si volverá a España a pasar las navidades, y es por ello que el equipo de seguridad de Felipe VI ha mantenido a raya la distancia entre los periodistas y el jefe del Estado. Sólo los fotógrafos podían acercarse a cubrir el evento, no se observó el compartir indirecto y sin protocolo con los periodistas como se veía en antaño.

Felipe VI quiso conocer de frente a los Predator y a las cabinas portátiles donde son manejados. La visita técnica se completó también con una charla con los alumnos e instructores de la actual promoción. Además de dar un vistazo a la zona de motores que se encuentra en el hangar principal.

Ya para finalizar la visita, el Rey de España, se hizo fotografiar con los oficiales del Ala – 23. El fondo estuvo con la presencia de un F – 5 y un Predator, los cuales podemos considerar como el presente y el futuro de la aviación militar de nuestro país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here