Complot Escuela de Creatividad lanza una iniciativa para que, tanto sus alumnos como cualquier creativo o comunicador que les escuche, encuentren en dónde pueden aportar valor y salgan a socorrer a las Pymes en este momento de crisis.

Cada vez es más obvio, nuestra vida no volverá a ser la misma. ¿Qué va a pasar después del Coronavirus? ¿Vamos a seguir queriendo ir al supermercado y a las tiendas, o seguiremos felices con la idea de que nos lo traigan todo a casa? ¿Vamos a seguir yendo al fútbol, o nos habremos dado cuenta de que es mejor desde el sofá, en HD, con diferentes ángulos y repeticiones? El confinamiento ha impactado en todo y en todos, principalmente en nuestro sistema económico tal como lo conocemos hoy.

Según los estudios, la mitad de las Pymes no tienen suficiente caja para seguir a flote después del primer mes de confinamiento. Y en sectores como hotelería y restauración es incluso peor, no llegando a los trece días.

Ante esta situación seguimos viendo cientos de iniciativas de organizaciones, plataformas digitales, museos, espectáculos, y empresas en general que deciden aportar su granito de arena, ya sea para combatir el tedio del encierro como para intentar socorrer a quienes lo estén necesitando.

En esta línea, Complot Escuela de Creatividad ha decidido sumar su apoyo centrándose en su capital más importante: el talento de alumnos dispuestos a innovar y pensar ideas disruptivas para aportar valor a la sociedad.

Te puede interesar…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here