Sexualidad ¿Qué dice tu nariz? Nuestro cuerpo presenta muchas formas y órganos que se convierten en un anzuelo para la atracción. En torno a ciertas partes como los dedos, las piernas, los pies y la nariz, se han creado diversos mitos en cuanto a que su tamaño se relaciona o influye en la sexualidad.

Con relación a este tema, se han realizado diversas investigaciones que han demostrado por ejemplo, que la nariz interviene de manera directa en la sexualidad de una persona.

Es un órgano que permite dar rienda suelta a la estimulación, atracción y trasmisión de distintas emociones que activan el deseo sexual, pero también, puede convertirse en un inhibidor de la pasión y el deseo, debido a los olores que percibe.

Continúa leyendo este post, para que conozcas más acerca de este interesante tema, que no deja de atraernos y causarnos curiosidad.

Sexualidad ¿Qué dice tu nariz?

¿Cómo se originó este mito?

Este tema no es nada nuevo, según diferentes estudios se ha podido determinar que desde la Antigüedad ya existían este tipo de cuentos.

Al respecto, muchos expertos han opinado y analizado la relación entre la nariz y la sexualidad, uno de ellos, es Sigmund Freud el médico que ha sido denominado como el padre del psicoanálisis; y cuyas investigaciones han aportado descubrimientos psicológicos relevantes.

Freud se encargó de poner sobre el tapete algunas creencias antiguas sobre este mito y logró convertirlo en un tema actual.

Por otra parte, demostró la relación de la nariz con algunos trastornos neuronales y su origen sexual, lo que ha asegurado para muchos que la nariz forma parte esencial del proceso erótico.

Relación entre olfato y sexualidad

Se ha hablado profusamente sobre la estrecha relación entre el olfato y la sexualidad, y no es de extrañarnos, pues este tema atrae a muchos por tratar uno de los aspectos vitales y más interesantes para el ser humano.

El sentido olfativo sirve de enlace o rechazo entre las personas. A pesar que en los humanos no presenta un gran desarrollo como en los animales, es un factor importante para poder percibir y descifrar los distintos olores que nos rodean.

En este sentido, la esencia que se capta a través de la nariz, es fundamental para incitarnos y estimularnos al momento de tener un encuentro sexual con alguien.

Así, lo confirman varios estudios realizados por psicólogos, en los que se demuestra, que las personas que presentan un olfato poco desarrollado, son más tímidas en temas sexuales.

Capacidad olfativa y encuentros carnales

Según el análisis de varios expertos, el desarrollo del olfato es concluyente en cuanto a la fogosidad y cantidad de relaciones carnales que pueda tener una pareja. Esto tiene su explicación en lo esencial que resulta el olor de una persona al momento de ir a la cama.

De hecho, existen productos especiales para un encuentro íntimo, como las feromonas. Estos productos vienen en distintas presentaciones y son muy vendidos en las tiendas dedicadas a ofrecer artículos sexuales. Para muchos estos químicos ayudan en el proceso de atracción y juego sexual.

Sexualidad ¿Qué dice tu nariz?

¿Qué indica sexualmente una gran nariz?

Desde hace mucho tiempo, hemos escuchado decir: “nariz grande, miembro viril grande”. Según el criterio femenino esto es clave para dar una idea aproximada del tamaño del pene.

Pero esto no necesariamente resulta cierto del todo. La nariz es un órgano fundamental para la atracción sexual, por lo que puede decirse que su tamaño no es lo más importante, si es grande o pequeño, lo que realmente es esencial es la química a la hora de tener sexo.

En todo caso, lo que más interesa es esa esencia que atrae a la pareja y que lo estimula a tener un encuentro sexual.

Tanto los perfumes como los olores corporales son parte de nuestro entorno, cada una de las personas posee una esencia natural, que la distingue. Al respecto, se ha podido comprobar que en el mundo no existen dos personas con el mismo olor, investigación reciente de la Universidad sueca Karolinska Institutet.

¿Qué factores intervienen en el olor de una persona?

Existen diversos factores que pueden intervenir en el olor de una persona, entre ellos se encuentran: las hormonas, parásitos, genes y la edad. Se estima que dentro de estos elementos, el que está conectado directamente con este hecho, son los genes únicos.

El sistema inmunitario que posee cada organismo, es el que establece la composición que presentan las bacterias que se encuentran en la dermis de una persona. Este contribuye a transformar el sebo que poseen las glándulas sebáceas y los convierte en ácidos grasos.

Tras realizar este proceso, cada persona va a tener una composición de ácidos grasos únicos, que van a intervenir en la transpiración y emanación de olores característicos que la identifican.

El tema que te hemos presentado es muy interesante, porque permite vislumbrar una perspectiva diferente del arraigado mito que relaciona el tamaño de la nariz, y su relación estrecha con el tamaño del miembro masculino y con la sexualidad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here