Todavía muchos guardias civiles trabajan sin el material necesario para evitar el contagio por coronavirus

AUGC ha elaborado y entregado a la Dirección General de la Guardia Civil un informe, que adjuntamos al final de este comunicado, en relación a las incidencias observadas por los propios guardias civiles en la aplicación de las medidas derivadas del real decreto de estado de alarma provocado por la crisis del coronavirus.

La mayoría de las consultas y reclamaciones recogidas por AUGC se concentran en tres grandes áreas: prevención de riesgos laborales; medidas de conciliación; y efectos en las condiciones de vida y trabajo de los integrantes del Cuerpo.

Respecto a la primera de estas áreas, uno de los principales problemas con el que los guardias civiles se están topando es la falta de pruebas médicas al personal con síntomas o que se ha enfrentado a una situación de riesgo con motivo del servicio, y que por tanto a la finalización del mismo se ve con la incertidumbre de tener que regresar al hogar junto a su familia sin saber si estará contagiado o no. Esto está originando un gran estrés entre los guardias civiles y sus familias.

Un ejemplo de ello lo tenemos en la Intervención de Armas de Madrid donde actualmente 17 personas tienen o han tenido síntomas. El pasado sábado, día 14 de marzo, se desinfectaron esas dependencias, pero ha seguido acudiendo al puesto de trabajo personal con síntomas.

Finalmente, ante una demora que AUGC considera injustificable, el día 20 de marzo, la Intervención de Armas de Madrid ha paralizado totalmente su funcionamiento. El personal ha quedado en cuarentena en sus domicilios junto a sus familiares y sin saber si están contagiados.

Los guardias civiles, quienes trabajan en peores condiciones laborales

En relación a la jornada laboral y la conciliación, se ha detectado una diferencia importante entre Policía Nacional y Guardia Civil. Así, mientras que en la Policía Nacional se han dictado instrucciones por las cuales “la concesión de los permisos y vacaciones se adecuarán a las necesidades dimanantes del dispositivo específico de cada plantilla”, en la Guardia Civil se han dado órdenes más restrictivas, en tanto en cuanto “no se concederán vacaciones y permisos del personal del Cuerpo, al objeto de asegurar el debido potencial de servicio que la situación requiere.

Además, en numerosas unidades no se están dando los DAS y los descansos por festivo; e incluso se están llegando a anular los descansos semanales. Por lo que desde AUGC solicitamos instrucciones claras para comunicar que la jornada laboral de los guardias civiles continúa en vigor, salvo los casos detallados anteriormente y la ampliación de jornada con el fin de facilitar la conciliación.

AUGC ha solicitado la consideración de personal de alto riesgo para los guardias civiles

Esta diferencia genera una situación de riesgo: hay unidades en las que diez o más guardias civiles se encuentran en las mismas dependencias sin guardar la distancia mínima de seguridad debido a la ausencia de cometidos encomendados y falta de instrucciones concisas.

Por otra parte, se han dado situaciones donde por equiparse con el traje de protección individual -EPI- o utilizar mascarillas propias se han abierto informaciones verbales para sancionar a guardias civiles. Casos donde algunos mandos, quienes no han recibido instrucciones concisas, viven estos momentos ejerciendo su trabajo de manera autoritaria.

Lo cierto es que no todas las unidades están dotadas del material necesario, o el mismo resulta ineficaz. Ni que decir tiene que, si se continúa con esta línea de trabajo, es probable que el personal dejará de protegerse y quedará expuesto a contagios evitables.

Por ello, desde AUGC solicitamos la inclusión de los guardias civiles como personal de alto riesgo.

Como conclusión, señalar que el efecto de la anulación de vacaciones, permisos y descansos supone sobreesfuerzos innecesarios; esto combinado con la tendencia de numerosos jefes de unidades a mantener una rutina de nombramientos de servicio o incluso una saturación, está dando lugar a situaciones de riesgo por concentración innecesaria de personal.

Por último, pero no menos importante, queremos mostrar nuestra desolación por los fallecimientos de nuestros compañeros, así como en el conjunto de la población. De manera especial, nuestro recuerdo para el guardia civil Pedro Alameda López, quien se encontraba destinado en el Servicio de Retribuciones. Fue representante de AUGC y ha fallecido víctima de este virus. El tiempo apremia y las medidas para proteger la salud de los guardias civiles han de ser claras en cuanto a la reducción de servicios y creación de retenes estancos para, llegado el caso disponer del personal necesario.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Contacta con nosotros
Hola
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by